Peregrinación y visitas

Se ofrecen actividades para sumergirse en la vida y los valores que animaban a Rosalie y que se han transmitido hasta hoy.

  • Peregrinación tras las huellas de Rosalía

Miembros del equipo del Centro Rosalie-Cadron-Jetté dirigen una peregrinación titulada Tras las huellas de Rosalie.

    • Se puede experimentar en persona, en las calles de Montreal, visitando los diferentes lugares que Rosalie frecuentaba y donde vivía.
    • Puedes vivir la misma peregrinación, pero de forma virtual, a través de una presentación en PowerPoint, ya sea por Zoom o en persona.
  • Visita del Museo en la Casa de la FIM

Con cita previa, los miembros del equipo del CRCJ le recibirán en la Casa de las FIM para una visita de la Casa donde se encuentra un pequeño Museo dedicado a Rosalie Cadron-Jetté y a la obra de las Hermanas de la Misericordia.

  • La casa-museo Rosalie-Cadron

Puede visitar la Maison-Musée Rosalie-Cadron en Lavaltrie, donde Rosalie nació y pasó los primeros 28 años de su vida.

Contacto con nosotros

Tras los pasos de Rosalía

Peregrinación virtual

¡Como si estuvieras allí!

Paso 1 - Introducción

Aquí estamos al comienzo de nuestra peregrinación virtual tras las huellas de Rosalie, en el centro de Montreal, donde Rosalie vivía, trabajaba y acogía a las madres solteras de la época.

La peregrinación comienza en la puerta sur del Complexe Desjardins, en el centro de Montreal, donde se reúnen los participantes en la peregrinación, pero antes de empezar a recorrer las calles de la ciudad, hagamos un breve repaso de los principales momentos de la vida de Rosalía para situarnos en el tiempo y el espacio.

Rosalie Cadron nació el 27 de enero de 1794 en Lavaltrie, en la orilla norte del río San Lorenzo.

Es la primera hija de Rosalie Roy y Antoine Cadron. Tuvo un hermano menor que murió a temprana edad y luego una hermana menor llamada Sophie, que nació doce años después que ella. Sus padres son modestos agricultores, pero no les sobra nada. Su madre es comadrona, lo que hizo que Rosalie se concienciara sobre el embarazo y el parto.

Rosalie está educada en los valores de su época. No sabe leer ni escribir, como el 75% de la gente de la época. Aprendió a leer más tarde, en los libros piadosos que frecuentaba.

Rosalie está muy unida a su familia y es una alegría para sus padres. Se crió en un entorno familiar en el que reinaba un espíritu familiar de bondad, sencillez, acogida respetuosa y hospitalidad hacia los pobres y los enfermos.

Desde la infancia, tiene una actitud natural de piedad, obediencia, amor al trabajo y caridad hacia el prójimo.

Rosalie se casó con Jean-Marie Jetté, de 33 años, en Lavaltrie a los 17 años y vivieron con los padres de Rosalie. Tuvieron 11 hijos, seis de los cuales nacieron en Lavaltrie. Los otros cinco morirán en la infancia. Rosalie y Jean-Marie educan a sus hijos con valores cristianos.

Para ellos, la responsabilidad de los padres va más allá de dar la vida, es también hacerla crecer en el amor. Acostumbran a sus hijos a tener reflejos de acogida, amor a Dios y compasión por los más pobres y marginados.

Durante su estancia en Lavaltrie, un primer acontecimiento inaugura la futura misión de Rosalie: una familia de Lavaltrie, cuya hija está embarazada, es fuertemente deshonrada. Los padres piden a la señora Cadron, la comadrona, que mate al niño y lo queme.

Son gemelos que nacen. La Sra. Cadron presta todos los cuidados a la joven madre y salva la vida de sus bebés. Los lleva a casa de su hija Rosalie, que está embarazada de siete meses de su quinto hijo. Rosalie y Jean-Marie están angustiados y no pueden quedarse con los gemelos. Los hicieron bautizar y los llevaron al Belén de las Monjas Grises en Montreal.

Más tarde, para establecer a los hijos mayores en buenas tierras, los Jettés se trasladaron a la orilla sur. Rosalie tenía entonces 28 años. Deja atrás la casa familiar, las tierras, un pasado tranquilo y el bienestar por el bien de su familia. Permanecen dos años en Verchères y luego intentan comprar un terreno en la Presentación de Saint-Hyacinthe, en la región de Montérégie.

Esto es un desastre. El vendedor de la granja es un estafador. Los negocios ilegales les hacen perder todo su patrimonio y se arruinan. Jean-Marie lo está pasando mal con este calvario. Ya no duerme. Su moral cae. ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? ¿Y el futuro de sus hijos? Rosalie le apoya y anima, diciéndole que Dios no les abandonará, que cuidará de ellos. A pesar de estas terribles injusticias, Rosalie perdona de forma heroica.

Se niega a vengarse: «Es mejor perdonar a este hombre que deshonrar a sus hijos.

Se trasladaron a Montreal, donde ya vivía el hermano de Jean-Marie, y trabajaron duro para mejorar la suerte de su familia. Tienen 7 hijos de entre 2 y 15 años. Rosalie tiene 33 años cuando llega a Montreal. Ese mismo año conoció a un sacerdote llamado Ignace Bourget. Por desgracia, le esperan otras pruebas.

Los Jeté perderán a los cinco hijos nacidos tras su salida de Lavaltrie. La pobreza no les da tregua. Además, Jean-Marie murió en 1832 de cólera, tomado en 24 horas.

Rosalie enviudó a los 38 años. Se queda sola con la responsabilidad de sus hijos, incluido un bebé de un mes, Edwige, que morirá a los cuatro años. Los mayores trabajan y ayudan a mantener a la familia. Cuida de su madre enferma que vive con ellos. La mayoría de la gente habría experimentado la desesperación, pero Rosalie encuentra la fuerza en la oración. Agradece la gracia de Dios para superar estas pruebas.

Su madre murió 7 años después de Jean-Marie. El abate Bourget le acompañó en estos momentos difíciles.

Rosalie dedica su tiempo a todas las personas de su entorno que necesitan ayuda. Sus hijos envejecen y se casan. Rosalie tiene ahora más tiempo para dedicarse a la beneficencia. Los servicios que el obispo Bourget (que se convirtió en obispo de Montreal en 1840) le pedía estaban cada vez más dirigidos a ayudar a las madres solteras.
Empezó a acoger a chicas solteras embarazadas. ¡Esta es la audacia en el trabajo! Estas madres, rechazadas por la sociedad, no saben qué hacer. A menudo cometen lo irremediable, intentan abortar de forma clandestina y, por tanto, muy peligrosa, intentan suicidarse o matan a su bebé al nacer… Estas situaciones desgarradoras atormentan a Rosalie.

Durante cinco años de duro trabajo, el obispo Bourget le confió 25 niñas embarazadas. Rosalie consigue colocar a estos niños o madres en buenas familias. A menudo son sus propios hijos los que cuidan de las madres y los bebés e incluso los adoptan. Mons. Bourget reconoce en Rosalía un carisma de misericordia y compasión fuera de lo común.

En la primavera de 1845, el obispo Bourget llamó a Rosalía al obispado y le explicó sus planes para una comunidad religiosa. Esta petición le molesta. Estaba bien ayudar a las madres solteras, a las que llamaba «sus queridas hijas», pero no fundar una comunidad religiosa. Se preguntaba cómo podía formar aspirantes a la vida religiosa. Rosalie se toma un tiempo de discernimiento y oración para ver si esta es la voluntad de Dios para ella.

Finalmente acepta emprender esta audaz misión de misericordia. Este fue el comienzo de una aventura que continúa hasta hoy. Mons. Bourget le pidió entonces que buscara un lugar secreto para las entregas. Y en cuanto a la comunidad religiosa, le dijo: «¡Dios lo quiere, hija mía!
Así que encontró alojamiento para las chicas embarazadas.

Etapa 2 - Primera ubicación del Hospicio de Ste-Pélagie

Salga del Complexe Desjardins y gire a la derecha por la calle Jeanne-Mance. A continuación, nos dirigimos al emplazamiento del primer Hospicio de Santa Pelagia, donde Rosalía comenzó su obra de misericordia y acogida incondicional a las madres solteras. La calle se llamaba entonces Saint-Simon y era mucho más estrecha que ahora.

Este lugar se encontraba en la casa de su hijo mayor, Pierre Jetté, que acababa de casarse. Ofreció a su madre la buhardilla, a la que subió el mismo día por una escalera, fijada en el exterior, con Domitille, que la ayudó a organizar esta primera maternidad. Esta casa era muy pequeña y muy baja. Parecía estar hundido en el suelo. Se podía ver el día a través de las juntas. Hacía mucho calor en verano y se congelaba en invierno. Sólo había una habitación, muy desnuda. Rosalie daba a luz allí con la ayuda de una comadrona o del Dr. K. K. Wilfrid Nelson.

Estos son los modestos comienzos del Hospicio de Sainte-Pélagie.

Las aspirantes, futuras Hermanas de la Misericordia, fueron llamadas «Damas de la Caridad de Santa Pelagia».

Cuando Rosalie anunció a sus hijos que iba a dedicarse a este trabajo a partir de ahora, fue un shock para ellos. Temían por la reputación de su madre y por la suya propia. Les acompañó con tacto y paciencia y pidió el apoyo de Mons. Bourget. Les hará comprender la vocación de su madre y les pedirá que acepten el sacrificio necesario.

Rosalie se instaló el 1 de mayo de 1845 y permaneció allí hasta el 4 de mayo de 1846, cuando tuvo que mudarse por falta de espacio.

Durante ese primer año, Rosalie acogió a 20 chicas embarazadas. Allí, al igual que en los otros hogares, las chicas podían quedarse antes y después de su liberación. Tenía tanta ternura y bondad para estas madres. Las veía como sus propias hijas y quería que recuperaran su valor como mujeres y madres. Rosalie cedió su cama cuando el espacio era escaso.

Los hijos de Rosalie estaban aterrorizados. Les costaba admitir la miseria en la que vivía y trabajaba su madre. Querían obligarla a volver a una de sus casas, llevándose su ropa y sus pertenencias. Ella se negó: «Toma lo que quieras, yo me quedo aquí. Rosalie había dado su vida por estas madres solteras. Su miseria la conmovió hasta el fondo y habría hecho cualquier cosa para aliviar su angustia.

Dijo de ellos: «¡Son mi corazón!

La primera persona en unirse a Rosalie fue Sophie Desmarets, de 50 años, viuda de Michel Raymond, enviada por Mons. Bourget. Rosalie la recibió como a una hermana.

Etapa 3 - Parte 1: la antigua iglesia de Santiago - Parte 2: el palacio episcopal arde

Parte 1: La antigua iglesia de Santiago

Continuemos la peregrinación iniciando la tercera etapa del viaje en las calles de Montreal. Desde la calle Jeanne-Mance (véase el paso 2), diríjase a la calle Saint-Denis, un poco al norte de la calle Sainte-Catherine, donde encontrará la fachada de la antigua iglesia Saint-Jacques, que ahora forma parte de la Université du Québec à Montréal (UQAM).

Lo que vemos aquí es la fachada de la segunda iglesia de Santiago, ya que la primera, a la que asistió Rosalie, se quemó en el gran incendio de Montreal de 1852.

Nos encontramos así en los lugares de la gran piedad de Rosalía, donde pasaba sus domingos y donde sacaba la fe, la esperanza y el amor para continuar una vida de ayuda y de acogida hacia la miseria humana.

Hoy en día, cuando atravesamos las puertas de entrada, nos encontramos con estas hermosas vidrieras que permanecen en su lugar, embelleciendo el espacio con un toque de historia.

El lugar en sí sigue siendo significativo para quienes se interesan por los lugares que Rosalie visitó y vivió durante su vida en Montreal.

La iglesia de Santiago fue construida entre 1823 y 1825. Monseñor Ignace Bourget actuó allí como coadjutor durante algunos años y fue así como conoció a Rosalía y se convirtió en su director espiritual.

Recordemos que fue en 1827 cuando Rosalía llegó a Montreal con su marido Jean-Marie y sus hijos, tras haber sufrido difíciles reveses de fortuna. La flamante iglesia, no muy lejos de su casa, ofrecía a Rosalie un bienvenido refugio y consuelo en la oración.

A lo largo de los años, cuando las obligaciones familiares disminuyeron un poco, Rosalie pudo satisfacer su fuerte fe asistiendo asiduamente a la Iglesia de Santiago. El obispo Bourget llegó a conocerla bien, lo que le llevó a pedir a Rosalie que fundara una comunidad para ayudar a las madres solteras.

La relación profunda e íntima de Rosalie con Dios era especial. Para ella, Dios era misericordia. Sabía que estaba habitada por su Presencia amorosa y se entregaba a él con total confianza, nunca se sentía sola. Dios la guió y acompañó en lo que tenía que vivir. Su deseo de hacer su voluntad en todas las cosas formaba parte de su forma de vivir la vida. Su fe se alimentaba abundantemente de la Palabra de Dios, la oración y los sacramentos.

Es en esta iglesia, no muy lejos de su casa, donde Rosalie sacará la fuerza y el valor para atravesar todas las dificultades que ha vivido desde su llegada a Montreal: la extrema pobreza, la muerte de Jean-Marie, de sus hijos y de su madre.

Se levantaba temprano por la mañana para rezar y luego se iba a la iglesia. Sólo volvió cuando se dijeron todas las misas. A continuación, se puso a trabajar. A las 3 de la tarde volvió a la iglesia, y no regresó hasta las 7 de la tarde. Durante horas y horas se arrodillaba ante el altar de la Virgen, inmóvil como una estatua.

Parte 2: El Palacio Episcopal arde

Para continuar la peregrinación, no hay que ir muy lejos: basta con doblar la esquina de la calle Saint-Denis y dirigirse al este por la calle Sainte-Catherine. Se encontrará frente a la fachada de la antigua iglesia Saint-Jacques, que ahora forma parte de la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM). La primera parte de la etapa 3 nos mostró otra fachada igualmente integrada.

Este lugar no siempre ha albergado la iglesia de Santiago. En la época de Rosalía, éste era el nuevo palacio episcopal de Mons. Bourget. Fue allí donde Rosalía dijo su «sí» incondicional al obispo Bourget para la ardua misión que le encomendó.

Con valor y fuerza, se atreverá a emprender este camino lleno de lo desconocido, un camino que la llevará a experimentar sufrimientos, pero también grandes alegrías, y que dará sentido a su vida transformando todo su ser y sus acciones.

Construido en 1851, este edificio estaba destinado a servir de residencia del obispo, así como a albergar sus oficinas y las del personal diocesano. Desgraciadamente, un acontecimiento importante frustró los planes del obispo Bourget: ¡el gran incendio de Montreal del 9 de julio de 1852!

Una chispa de una pequeña estufa en una casa de madera fue la causa del enorme incendio que destruyó más de 1.100 casas y dejó a 10.000 personas sin hogar. Los bomberos trabajaron duro, pero, para colmo, ¡el depósito municipal de agua estaba vacío! Se están llevando a cabo trabajos de limpieza y de incorporación de tuberías.

Esto significaba que había que sacar agua del río San Lorenzo, lo que ralentizaba el trabajo de los bomberos. Además, el fuego se extendía a gran velocidad, ayudado por un fuerte viento. La catástrofe arrasó barrios enteros de Montreal. La primera iglesia de Santiago, así como el palacio episcopal, no escaparon a esto.

En 1852, Rosalie vivía en una comunidad en la esquina de las calles Lagauchetière y Campeau. El fuego llegó a las inmediaciones del convento, causando un gran susto a las monjas que habían comenzado a enterrar los objetos preciosos de la capilla en el jardín. Afortunadamente, el fuego se agotó allí mismo.

Etapa 4 - Casa de la calle Wolfe, 2ª sede del Hospice Ste-Pélagie

La cuarta etapa de nuestro peregrinaje nos lleva al 1313 de la calle Wolfe, en Montreal, donde Rosalía, sus compañeras y las madres de acogida tuvieron que trasladarse el 4 de mayo de 1846, ya que la casa del hijo de Rosalía (ver etapa 2) se había quedado pequeña para las crecientes necesidades del Hospicio de Sainte-Pélagie.

Fue aquí donde tuvo lugar un momento importante de la comunidad emergente. El noviciado de la futura Comunidad de las Hermanas de la Misericordia abrió allí sus puertas el 26 de julio de 1846, bajo la dirección espiritual de Mons. Bourget.

Hoy en día, este edificio es la «Maison Jacqueline» de la organización La rue des Femmes, que ayuda a las mujeres a salir de la calle.

Rosalía y sus compañeras siguieron acogiendo a las mujeres embarazadas y dándoles los cuidados obstétricos necesarios, mientras seguían su formación religiosa.

Una de las nuevas novicias, Lucie Benoît, tenía a su padre, Pierre Benoît, que vivía en la misma calle. Esto ayudaba a menudo al noviciado, que era bastante pobre, porque las hermanas tenían que mendigar la comida. Ofreció su patio a las monjas, donde podían partir su leña y colgar la ropa del hospicio en su tendedero.

En esta casa se construyó una pequeña capilla con un Vía Crucis. La misa se celebraba allí los domingos y una vez a la semana. La capilla era tan pequeña que las niñas asistían a misa en el pasillo con algunas de las hermanas. Las hermanas dormían en un dormitorio muy pequeño. Las chicas que dieron a luz durmieron en la sala de partos.

En aquella época, el padre Antoine Rey era el director de la casa. Era un sacerdote francés, un buen hombre, pero austero en sus penitencias, especialmente el ayuno, incluso para las madres solteras.

Monseñor Jean-Charles Prince fue coadjutor y sustituyó a Monseñor Bourget, que estaba de viaje en Roma. En noviembre de 1846, anunció a los novicios que debían dejar sus «ropas mundanas y ponerse un traje religioso».

Las difíciles condiciones de vida no impiden que Rosalie y sus compañeras crean en la validez de su trabajo. Al propietario de la casa le gustaban las Hermanas y su trabajo, pero nadie quería alquilar su vivienda debido al vecindario de madres solteras, que afeaba el ambiente. Por lo tanto, les envió una notificación de despido. El obispo Prince buscó un nuevo hogar para la maternidad, pero la gente le cerró la puerta en las narices con desprecio.

El 6 de abril de 1847, el obispo Prince acudió al noviciado y pidió a Rosalía y a sus compañeras que rezaran con él al Dios de la Misericordia por intercesión de Santa Pelagia, su patrona. La novena terminó el 14 de abril sin ningún resultado y el tiempo se agotaba.

Al día siguiente, el obispo Prince se animó a visitar al señor John Donegani. Este tenía 65 propiedades. Su enfoque fue más allá de sus expectativas. El Sr. Donegani prestó una de sus casas, en la esquina de St. Catherine y St. André, de forma gratuita durante un año, y después 60 piastras al año. Rosalía tenía esta confianza en la providencia de Dios. Dijo: «Dios nos ha encomendado esta obra para asegurar su éxito.

Etapa 5 - Casa Donegani, tercera sede del Hospicio Santa Pelagia

El 26 de abril de 1847, se trasladaron, el tercero en dos años. Un conductor de carros lleva a las chicas de forma gratuita, unas cuantas a la vez, para no llamar la atención.

Nos encontramos en la siguiente etapa de nuestra peregrinación, en la esquina de Sainte-Catherine y Saint-André.

En esta antigua foto, vemos el edificio llamado Casa Donegani, que lleva el nombre de su propietario y benefactor de la naciente comunidad. En esta casa tuvo lugar un acontecimiento importante en la vida de Rosalía y en la de la comunidad: la fundación, el 16 de enero de 1848, del Instituto de las Hermanas de la Misericordia.

Las dificultades van más allá de lo que las Hermanas habían experimentado antes. El obispo Bourget, llegado de Roma, se estremeció ante tanta pobreza. Son pan y agua. Recibíamos encargos de fuera: zapatería, lavandería, costura, pero a cambio de muy poco. A las madres se les servía lo que se recogía. Rosalie animó a las Hermanas y bendijo a Dios por su dedicación y generosidad.

Apenas se instalaron en su nuevo hogar, otra desgracia se abatió sobre Montreal en el verano de 1847: ¡una epidemia de tifus! Hubo muchas víctimas, entre ellas el padre Ray y la comadrona, la señora Montrait. Otras dos hermanas se vieron afectadas. Si la enfermedad se extendía, la misión estaba en peligro. Monseñor Bourget les envió una reliquia de Santa Beatriz que Rosalía expuso en la capilla. Dos hermanas que se creía que estaban en coma fueron curadas.

La base de la comunidad.

El obispo Bourget prepara a los novicios mediante los «Ejercicios de San Ignacio».

El 16 de enero de 1848, Rosalía y siete de sus compañeras emitieron la profesión religiosa y emitieron los votos de pobreza, castidad y obediencia, y un cuarto, el fundamento mismo de su misión, el de «servir a las niñas y mujeres pobres en el embarazo y el parto».

Al día siguiente, las hermanas fueron nominadas para diversos cargos. La hermana Sainte-Jeanne-de-Chantal fue elegida superiora y Rosalie, ahora Madre de la Nativité, fue nombrada consejera. Rosalie se enfrentará a los celos de la Superiora. Sin embargo, mostrará una gran madurez espiritual en su comportamiento.

Para perfeccionar sus conocimientos de partería y a petición del Collège des médecins du Bas-Canada, Rosalie, que entonces tenía 55 años, y sus compañeras adquirieron una amplia formación con el Dr. Eugène-Hercule Trudel y recibieron su certificado de partera en 1849. Aquí vemos una copia del certificado de Rosalía, cuyo nombre era Hermana de la Natividad. Así, Rosalie, junto con sus compañeros de profesión, se convirtió en pionera de la obstetricia.

Aceptaron formar a los estudiantes de medicina en una pequeña casa blanca en la parte trasera de la casa de las monjas. Desgraciadamente, las monjas tuvieron que aceptar, unos años más tarde, el cese de sus actividades de partería en beneficio de las personas a las que habían ayudado a formar.

Ahora encontramos un edificio de condominios en el mismo lugar donde estaba la casa Donegani.

Etapa 6 - Primera casa madre propiedad de las Hermanas

Tras detenernos en la esquina de las calles Saint-André y Ste-Catherine, continuamos nuestro camino por la calle Saint-André hacia el sur. Una esquina y nos detenemos frente a la que fue la primera Casa Madre de la comunidad durante ochenta años, de 1851 a 1931 para ser exactos.

En 1851, la necesidad de espacio se hizo cada vez más acuciante. Las hermanas buscan un hogar, confiando en que Dios proveerá sus necesidades. Un terreno, donde había dos casas, una de ladrillo rojo y otra gris, les llamó la atención y llenos de confianza se dijeron: «Oh, si el buen Dios nos dejara tenerla.

Su deseo se hace realidad, la propiedad se vende en una subasta. Las Hermanas apenas lo compraron. El Sr. Berthelet les prestó 2.500 dólares para la compra de este terreno de 60.000 pies cuadrados situado en la esquina de las calles Dorchester (ahora René-Lévesque) y Saint-André.

La construcción comenzó en 1853, ala por ala, según los medios financieros de la comunidad. La sala de maternidad para madres solteras acoge a un número cada vez mayor de alumnos y ocupa un ala separada.

La entrada a la Casa Madre, situada en el ala central, tiene un hermoso frontón. La capilla estaba situada en la parte trasera de la parte delantera. La campana que llamaba a la oración se llamaba Marie Louise, en honor a su madrina Marie-Louise Hurteau.

Ya nadie vive en estas antiguas alas, que ahora se consideran demasiado inestables para albergar oficinas o actividades diversas. Su presencia en el bulevar René-Lévesque recuerda una obra importante y esencial, la de la acogida de las madres solteras por las Hermanas de la Misericordia.

La cúpula de la capilla puede verse aquí. Esta foto fue tomada en mayo de 2013.

La estatua de la Virgen María que fue tallada en las paredes y no puede ser movida.

Una foto de la puerta de la habitación de Rosalie que estaba cerca de la capilla. En esta habitación murió Rosalie el 5 de abril de 1868, a la edad de 70 años. Durante estos últimos años, Rosalía experimentó un gran sufrimiento físico. Aceptó su enfermedad y ofreció sus sufrimientos por la salud de sus madres. Rosalie sentía un amor maternal por ellos y a menudo decía que estaba «dispuesta, por su bien, a empezar una vida nueva y más laboriosa si es la voluntad de Dios».

La puerta del antiguo Hospital de Maternidad en el 890 del Bulevar René-Lévesque en Montreal.

Etapa 7 - Parte 1: Dr. Wolfred Nelson; Parte 2: Iglesia de Notre Dame

Tomemos ahora la ruta que Rosalie tomó para llegar a la casa del Dr. Wolfred Nelson. Siga primero la calle Saint-Hubert y luego gire a la derecha en la calle Saint-Antoine para dirigirse al oeste por el Campo de Marte. En el bulevar Saint-Laurent, gire a la izquierda y deténgase en la esquina de la calle Saint-Jacques.

Estamos frente a un edificio de La Presse con una placa conmemorativa.
Esta era la ubicación de la casa del Dr. Wolfred Nelson en ese momento.

Rosalie a veces lo busca en medio de la noche, caminando desde la calle Wolfe, cuando una entrega resulta difícil.
El Dr. Nelson, gran patriota y primer alcalde de Montreal, la ayudó hasta 1848, cuando Rosalie y sus compañeras comenzaron su formación de parteras bajo el cuidado del Dr. Eugène Hercule Trudel.

Esta es la linterna que perteneció a Rosalía y que ahora se encuentra en el museo de la Casa Internacional de la Misericordia.

Parte 2: La Iglesia de Nuestra Señora

Ahora volvamos por la calle Saint-Jacques, en dirección oeste, hasta llegar a la plaza de Armas. Aquí estamos frente a la recompensa de Rosalie: la iglesia de Notre-Dame. La construcción de esta iglesia se inició en 1823 y se terminó en 1829.

Sustituyó a la primera iglesia de Montreal, que se construyó en la actual calle Notre-Dame, orientada al oeste, como puede verse en la reproducción que acompaña a este texto (esta primera iglesia fue destruida en 1830).

Fue en la nueva iglesia, después de haber recorrido un largo camino, llueva o haga sol, a través del barro y la nieve, a veces con más de un bebé en brazos, cuando Rosalie y sus compañeras llevaron a los recién nacidos al bautismo.

El camino de la maternidad a la iglesia era, la mayoría de las veces, un vía crucis para las pobres hermanitas que tenían que soportar las burlas de la multitud que las reconocía y no dudaba en insultarlas.

Una vez dentro, las hermanas hacen cola pacientemente, ya que los bebés que llevan en brazos suelen ser los últimos en ser bautizados.

Así fue hasta 1858, cuando el obispo Bourget aceptó que los bebés pudieran ser bautizados en la maternidad de Misericordia.

Esta es una imagen de la actual Notre Dame convertida en basílica.

Etapa 8 - La casa del Sr. Olivier Berthelet

Aquí estamos frente a la casa Berthelet, situada en la esquina de Saint-François-Xavier y la plaza D’Youville.

Esta casa fue construida entre 1805 y 1815 por el padre de Olivier Berthelet.
En aquella época, el Sr. Olivier Berthelet, influyente hombre de negocios y político de Montreal, era el benefactor de varias comunidades y obras de caridad del obispo Bouget. Varias comunidades religiosas le deben la supervivencia de sus obras.

El Sr. Berthelet fue una gran ayuda para el trabajo de Rosalie. Era un padre de compasión para la Comunidad; cuando veía una necesidad real, su buen corazón no podía resistirse. Era la tienda de los pobres. El hospicio de Santa Pelagia, cuyas condiciones de vida eran miserables, se benefició de sus donaciones; proporcionó muebles, ropa, alimentos, leña y muchas otras necesidades. Su hermana Thérèse fue también uno de los apoyos más constantes de la obra naciente.

Olivier Berthelet (1798-1872)Además, las Hermanas de la Misericordia están en deuda con el Sr. Olivier Berthelet por la construcción de gran parte de sus edificios de la calle Dorchester, además de las donaciones de bienes inmuebles.
Hoy, cuando visitamos Pointe-à-Callières, vemos en el sótano los restos de los cimientos de los almacenes Berthelet construidos en 1817.
Olivier Berthelet murió el 25 de septiembre de 1872 y fue enterrado en el cementerio de las Monjas Grises de la calle Guy.

Vayamos ahora a la última etapa de nuestro peregrinaje, sigamos la plaza D’Youville, hacia el oeste, hasta la calle Saint-Pierre.

Etapa 9 - Hospital de Monjas Grises

Desde la iglesia de Notre Dame, Rosalie y las hermanas volvieron a las monjas grises para llevarles a los niños. Este hospital, que ahora es la residencia de las Monjas Grises, está situado en la esquina de la Place d’Youville y Saint-Pierre, en el número 138 de la calle Saint-Pierre.

Estos trece años (1845-1858) de arduos viajes a pie, desde la Maternidad hasta la iglesia de Notre-Dame y desde esta parroquia hasta el hospital de las Monjas Grises, con los bebés en brazos y a través de las inclemencias del tiempo y los asaltos más groseros, llegaron a su fin el 5 de noviembre de 1858, fecha en la que Mons. Bourget decidió que los bebés fueran bautizados directamente en la Maternidad de la Misericordia.

En 1889, 25 años después de la muerte de la Madre Rosalía, las Monjas Grises pidieron a las Hermanas de la Misericordia que proporcionaran alojamiento a los niños nacidos en su Maternidad, debido al hacinamiento de su guardería. Fue entonces cuando las Hermanas de la Misericordia organizaron su primera guardería para «sus niños».

Terminamos así este paseo tras las huellas de Rosalía. Esta peregrinación nos permitió descubrir a esta mujer excepcional, Rosalie Cadron-Jetté, que vivió una vida de compasión y misericordia y de extraordinaria entrega, y la obra a la que dedicó los últimos 20 años de su vida.

Aunque llevó una vida sencilla y abnegada como niña, joven, esposa, madre, abuela, fundadora y monja, y aunque continuó su labor en la sombra, fue reconocida en vida, al morir y después de su muerte, como una «mujer de las bienaventuranzas», imbuida de un excepcional carisma de misericordia.

Por ello, Rosalía se considera una inspiración para nuestro mundo actual, en todo lo relacionado con la vida, desde la concepción hasta la muerte.

Hoy, 170 años después de la fundación del Instituto de las Hermanas de la Misericordia, la Familia Internacional de la Misericordia (Hermanas y laicos) sigue los pasos de Rosalía. Esta Familia, formada por casi 900 miembros, sigue perpetuando el carisma legado por Rosalie.

Todos están unidos por esta espiritualidad del corazón y colaboran solidariamente en esta misma misión de servicio a las madres solteras y a sus hijos. Rosalía invita a cada miembro a comprometerse con respeto y discernimiento con la vida humana desde el momento de la concepción, recordando que Dios es el creador de esa vida